La gallina Sedosa del Japón, en la foto blanca, es un ave muy fácil de domesticar, de pequeño porte y peso. Las gallinas pesan aproximadamente 1 Kg y los gallos 1 1/4 Kg. Su aspecto es como de "peluda" por estar recubierta por plumas casi sin nervadura. Las características que las hace muy útiles para el criador de aves ornamentales, como hobby, es que son muy buenas incubadoras y madres, por lo tanto se les pueden confiar huevos delicados como los de faisán.
En la foto vemos una Sedosa del Japón acomodando los huevos en un nido natural, ubicado en el jardín de su criador.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Luego de aproximadamente 21 días de incubación, aparecen las primeros signos de eclosión de los huevos.  
       
  Pollito de Sedosa del Japón en proceso de nacimiento.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

El mal aspecto de los pollitos durante el proceso de salir del huevo, se debe a su extrema debilidad y a la humedad que pega a sus cuerpos el plumón que los cubre.  
       
  El mal aspecto no dura más de una hora, ya que el calor de la madre rápidamente seca el plumón, y los convierten en simpáticos y vivaces pollitos.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Una nidada completa reunida para su primer revisión.  
       
   

 

 

Las gallinas Sedosas del Japón, son muy buenas madres y por lo tanto pueden criar a sus pollitos en plena libertad, fuera de jaulas.

 

 

 

 

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Dos madres pueden muy bien compartir sus pollitos, el resultado es que estos estarán doblemente vigilados  
       
  Una pequeña nidada nacida en mini incubadora, comienza su desarrollo en una improvisada caja criadora, al abrigo de una lámpara de 25 W.  Comparten la caja, pollitos de Sedosa del Japón, faisanes tenebrosos y gallinas ponedoras.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Pollito de Sedosa del Japón con una semana de vida.  
       
  Pollito de gallina Sedosa del Japón, de un mes de vida, compartiendo una caja criadora con faisanuchos tenebrosos.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Pollitas de gallina Sedosa de 3 mese de vida, compartiendo jaula de cría con una gallina ponedora.  
       
  Pollita Sedosa del Japón de cinco meses, disfrutando sus primeros días en libertad.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Ejemplar de macho adulto de Sedosa del Japón.  
       
   

El macho suele acompañar su canto con vigorosos aleteos.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

El macho adulto de gallina Sedosa del Japón luce una cresta chata de color rojo azulado.  
       
 

Si hay varios machos en libertad, periódicamente se enfrentan para definir cual es el dominante.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Al enfrentarse, en un intento de intimidar al rival, los machos ganan altura estirándose verticalmente, abren la alas y erizan las plumas del cuello.  
       
  Las peleas pueden durar desde pocos minutos, hasta varios días, reanudándose con cada amanecer, hasta que uno de los machos se agote y huya de su contrincante.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Los saltos, empujones y picotazos en la cabeza perduran mucho tempo, si los dos ejemplares en pugna son vigorosos. Habitualmente estas luchas ocasionas solamente muy pequeñas heridas y nunca la muerte, sólo provocan agotamiento.  
       
 

gallina sedosa del japón

 
       
 

Luego de algunas horas de lucha, las plumas del cuello se van ensuciando con la sangre del rival, por lo tanto el macho más sucio es el menos lastimado. Los animales libres, con estas luchas determinan en una forma natural, cual es el ejemplar más apto para tener una descendencia mas sana y resistente.

 
       
  Las hembras adultas de la gallina Sedosa del Japón, tienen la cara negra azulada con partes en azul claro.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

La hembra adulta de la gallina Sedosa del Japón luce un frondoso copete.  
       
  Su carne es apreciada como la de cualquier otra ave de corral, pero por el hecho de tener piel y patas negras, causan cierto rechazo para ser usadas en la cocina. Si se les quita la piel, la carne es del mismo color que cualquier ave.
A pesar de estro es común ver estas simpáticas gallinas pastando en jardines, en pleno trabajo de ave ornamental o simpáticas y mansas mascotas.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Una particularidad de la gallina Sedosa del Japón es de tener cinco dedos, cuando todas las gallinas poseen solamente cuatro.  
       
  La gallina Sedosa del Japón cubre la parte frontal de sus negras patas con una polaina de plumón blanco.

gallina sedosa del japón

 
       
 

gallina sedosa del japón

Gallo con sus gallinas. Plantel reproductor de gallinas Sedosas del Japón.  
 

 

   
   
       
       
       
 

 

 
       
 

 
       

 

  Free counter and web stats